miércoles, 8 de enero de 2020

dejad que todos los niños bailen

Let the children loose it
Let the children use it
Let all the children boogie
David Bowie


y es que, al fin, amado hombre de las estrellas,
los niños están llamados a vivir tu luz,
y el resto de quienes aquí quedamos,
tras haberte conocido,
obligados a enseñarles a ellos,
habitantes de un planeta sin ti:
que no hay más moda que la que ellos dicten aún contrariando la popularmente dictada,
que su sexualidad carece de propietario,
que las convenciones son el uniforme de los convencionales,
que si tienen algo valioso deberían compartirlo,
que la generosidad no es débil ni cobarde,
que la creatividad es semilla del alma que les anima el animal que sin duda son,
que héroes no son los del balompié ni las fuerzas armadas,
que lo oscuro es bello y lo indefinido seduce,
que la curiosidad no mata al gato sino que le afila las uñas de arañar estereotipos,
que la quietud no implica comodidad,
que la diferencia ha de ser indicio de felicidad,
que atreverse es positivizar lo que algunos llaman inconsciencia,
que la provocación ha de ser arte y no exabrupto,
que no hay norma basada en la justicia,
que toda norma ha de ser masticada con los dientes manchados de carmín,
que lo extraño es bello cuando uno se cambia las gafas de mirar de lejos,
que al animal le habita la elegancia,
que el ruido es para los sordos y la música para los ruidosos,
que un hombre puede bailar con más armonía que todo un ballet de féminas,
y
que la música, como todo arte que de tal se precie, no es cuestión de estilos sino de estilo,
que no hay qué sino cómo


Feliz cumpleaños, amado hombre de las estrellas, a ti y a todos los niños que aún pueden seguir bailando

No hay comentarios:

Publicar un comentario

soy todo oídos...