jueves, 1 de diciembre de 2016

negra actualidad

Demasiado tiempo desconectado de la realidad. Porque la realidad, no se engañen, nos vigila tras los barrotes de píxel de la pantalla portátil de cualquier otro artefacto de los que preferimos para "estar informados". El caso es que reconozco que, últimamente, sólo me he asomado a los noticiarios para bailar mis lágrimas hasta el final del amor con Leonard Cohen, a quien, todo hay que decirlo, la prensa generalista patria dedicó menos espacio que al último acontecimiento futbolístico... marca España, o sea. Lo dicho: intento regresar a la realidad. Y entre la hojarasca de latrocinios políticos que a nadie ya parecen molestar, entre los ladridos de perro que corean la voz de su amo, rescato el naufragio mínimo de esas "noticias" que sólo tienden a llenar el vacío profesional de los periodistas y el existencial de los lectores. Para muestra, un botón: "la modelo senegalesa Khoudia Diop triunfa en las redes sociales por su gran valentía". Así, más o menos, rezan los titulares que ilustran esta noticia de la que no puedo dejar de hacerme eco, dada mi debilidad por la piel... más si esta hace pareja con el color de mi alma.

Resulta que la citada modelo es negra. Pero muy negra. "Negra, negrísima", al decir de algunos de los textos que nos explican la valentía de esta modelo. La senegalesa, gracias a su exacerbada negritud, ha sido la afortunada que comande una campaña reivindicativa del respeto a los diferentes tonos de piel. El caso es que miro las fotos de la citada modelo y su piel, amén de negra, me resulta bellísima y me provoca una ebriedad más oscura que cualquier verso de Dylan Thomas. Pues eso, que la modelo es negra, muy negra, pero me pregunto yo si quien la ha convertido en reclamo publicitario (que, al fin, eso son todas estas campañas de igualdad con que pretenden entretenernos de la realidad) ha visitado, en alguna ocasión, Senegal, su país de origen. De haberlo hecho, no le habría sorprendido el tono de piel de Diop, estoy seguro, porque es el que comparte con la gran mayoría de sus paisanos. Así que la modelo negra es muy negra. Y eso es algo muy valiente, ¡bravo por ella! 

Pueden comprender que mi vista se ha fatigado enseguida, y he decidido sacarla a pasear las calles, a que se refresque en el regato tierno de lo cotidiano. Camino callejas y avenidas y me sorprendo sorprendiendo con pupila de numismático la piel de toda mujer de ascendencia africana con que tengo la fortuna de cruzarme. Por ver si es tan negra como la modelo, no sean mal pensados. Al final, resulta que la información manipula, debe ser eso. Subo a un autobús que me regrese al hogar y, en su interior, una señora de mediana edad y demediado aspecto gesticula profiriendo insultos en alta voz. Los destinatarios son un grupo de jóvenes marroquíes que explican a la mujer que tienen el mismo derecho que ella a entrar en el autobús, que ellos también son españoles, que nacieron en este país. La mujer, a punto de colapso nervioso, los ojos sierpes y escopetas las venas del cuello, les espeta que hablen, entonces, en español. El joven junto al que he tomado asiento me informa de que los chavales estaban hablando marroquí antes de subir al autobús, en la misma parada en que esperaba la iracunda mujer, y esta se sintió ofendida pensando que se dirigían de manera ofensiva a su propia persona. Así ha comenzado el circo.  Así inician todos los circos desde que existen: con un público entregado y dispuesto a ver cómo el trapecista magnifica, con su caída, el Pollock de hemoglobina que ya habían delineado, sobre la pista, unos leones hambrientos.

La mujer del autobús hubiese hecho bien en llegar lo antes posible a casa, como fue mi caso, encender la televisión y descubrir que un joven español de origen paraguayo ha sido deportado al cumplir la mayoría de edad y no encontrarse contribuyendo con su esfuerzo a alimentar la maquinaria laboral. Tenemos una Ley de Migración tremendamente eficaz, podemos sentirnos orgullosos. No basta con residir de forma legal en el país. Hay que trabajar, ser alguien de provecho, esas cosas, ya saben. La mujer del autobús, creo, se hubiese sentido refrendada en sus pensamientos. Porque el muchacho habla español, pero seguro que se le notaba el acento de allá. Ah, olvidaba el dato: el joven paraguayo llevaba residiendo en España 14 de sus 19 años de vida.

Seguro que alguno de ustedes piensa que todo esto es injusto. No se preocupen, nos queda la prensa combativa que, cualquier día, reivindicará la valentía de los jóvenes magrebíes por ser muy magrebíes al seguir comunicándose en la lengua de sus ancestros, o la del joven paraguayo por reivindicar su nacionalidad de hambre y ayer y no ser apto para encontrar trabajo una vez cumplida la mayoría de edad. No estamos lejos, ya han reivindicado la valentía de esa modelo negra por ser muy negra y no haber permitido que su piel tome un tono más claro y azulado al chapotear en las aguas del Estrecho de Gibraltar, por ejemplo. Yo confío en la prensa y les invito a seguir mi ejemplo y perderse en esos versos sueltos con que van componiendo, sin prisa pero sin pausa, la épica de los tiempos actuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

soy todo oídos...